AMOR de CUENTO

     Un par de años atrás surgió un movimiento crítico ante el papel de la mujer en los cuentos clásicos e incluso se llegó a publicar que dichos textos serían prohibidos en las escuelas. La idea no dejó de ser eso, una idea más y hoy podemos seguir disfrutando de una literatura infantil que nació siglos atrás y que aún sigue viva.
     Personalmente, defiendo estos cuentos clásicos que fueron los que despertaron mi interés por la lectura. Entiendo que la literatura evoluciona junto al momento histórico en el que se desarrolla y por ello debemos contextualizar a estas mujeres en un tiempo concreto donde no tenían derechos y nacían con el destino marcado en encontrar un hombre del que ser "su" mujer.

     Hagamos un repaso por autores clásicos y su obra:





     Creo que Talía, la Bella durmiente, Blancanieves, Cenicienta, Rapunzel, Bella o la Sirenita son mujeres que reflejan un hecho histórico. La mujer debía esperar  a un "príncipe" que diera sentido a su existencia como mujer pues de lo contrario sería considerada una "solterona" que quedaba a cargo de algún hermano o hermana "felizmente" casado.
     Se desprestigia la literatura de una época pasada pero yo me pregunto ¿Qué imagen se ofrece hoy en día de la mujer?  En la era de la información inmediata donde nuestras hijas e hijos viven bajo la pantalla del ordenador, del móvil o de la televisión ¿Es permisible gran parte de la televisión actual? La influencia de este medio en las generaciones jóvenes es innegable y a pesar de ello no oigo ninguna voz  que critique programas como "¿Quién quiere casarse con mi hijo?" "Mujeres, hombres y viceversa"... e incluso triunfa entre los adolescentes "Gandía shore". Ante estos modelos de mujer objeto cuya único objetivo es perseguir al macho escultural ¿nadie protesta?

     Desde esta entrada, quiero defender a tantas mujeres que no hicieron más que amar en sus vidas y cuidar lo que habían conseguido, porque fueron educadas para ello. Algunas serían felices y otras no, aunque tuvieron que conformarse con ello pues no tenían otra salida. Esto es lo que nunca debería repetirse y la sociedad debería caminar hacia ello, no inculcar modelos fáciles de imitar sino perseguir una verdadera educación igualitaria donde todos conozcamos nuestros derechos y podamos defenderlos. Para ello LEER comprensivamente, saber discernir, capacitar a la persona para vivir en una sociedad democrática es fundamental y las BIBLIOTECAS ESCOLARES puede que tengamos una tarea importante en este sentido.

     Desde aquí mi homenaje particular a mujeres que persiguieron amores de cuentos:



 AMORES de CUENTO on PhotoPeach

Comentarios

  1. Esos amores de cuentos sirvieron a muchos y a muchas para aprender a leer y a escribir y, lo que es mejor, a querer seguir aprendiendo.
    Gracias Mª José.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada